Un episodio insólito en la vida de Alejo Russell

En la historia de nuestro tenis desfilaron campeones que elevaron a la cumbre del reconocimiento internacional su capacidad competitiva pero de ese selecto grupo muy pocos enfrentaron riesgos extremos, con la sola excepción de Alejo Russell, nuestro número 1 en la graduación argentina en 1937, 13939, 1940, 1942, 1942.

Se registraron, sí, contingencias de una magnitud tal, que hicieron temer por la vida de dos deportistas argentinos que competían más allá de nuestras fronteras y que experimentaron los avatares del secuestro en episodios conocidos: Alfredo Di Stéfano y Juan Manuel Fangio.

Corría 1946. Russell llega a los Estados Unidos. Eran los tiempos siguientes al fin de la segunda guerra mundial, que no perturbó en ese país la actividad deportiva. Alejo se hallaba invitado para participar en torneos del medio oeste, donde obtuvo varias victorias ante figuras locales de enjundia.

Pero hete aquí que es convocado para alistarse como recluta, incorporado por el Estado Mayor del Ejército norteamericano...

Inaudito! exclama nuestro personaje. Aquí me encuentro de paso para jugar al tenis, y soy argentino, de madre criolla, nacida en las serranías cordobesas, de donde provengo.

Pese al pataleo verbal, días después integró un contingente uniformado, a bordo de una nave alistada para zarpar hacia la maldita isla de las ratas, en misión militar con el destino a la Aleutianas.

Providencialmente los megáfonos del transporte naval anuncian en forma estentórea: Atención! el Presidente de los Estados Unidos ha resuelto que los soldados que hayan cumplido 30 años de edad, sean definitivamente licenciados. Los que estén en esa condición, quedarán en tierra; los otros embarcarán con el destino resuelto, esto es, guarniciones de las islas Aleutianas...

Vaya una coincidencia!. Justamente ese día, el 1 de Septiembre de 1946, siendo aproximadamente las diez de la noche, Alejo Russell cumplía 30 años de edad...

El cordobés, con un grito que superó a los megáfonos, le dijo, en su mal inglés al oficial de guardia: -"Hoy cumplo yo los 30!. Me voy, sargento?".

Roberto Andersen

 

volver

 

Copyright © 2000, 2017 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados
Visualización recomendada 800x600 píxeles