El "ojo clínico" de los que saben

Carlitos Lynch y Hugo BorraHace muchos años, cuando aún yo no enseñaba, y era jugador, mi profesor me llevó al Tenis Club Argentino para "probarme", junto a otro chico, Sergio Martinez, menor que yo, que tenía grandes condiciones y mucha facilidad en todos los golpes, pero cierta apatía permanente. Yo era un jugador del montón, estaba entre los 10 mejores de mi categoría, pero no tenía el tenis de Sergio, sino muchas, pero muchas ganas...

Carlitos Lynch, jugador de primera división y Capitán de Tenis del club, nos peloteó apenas unos minutos a cada uno. Cuando salió de la cancha, habló con Gerardo Wortelboer, mi profe, y le dijo:-"éste tiene muchas condiciones..."(por Sergio). Al referirse a mí agregó:-"éste tiene un hambre infernal... corre todas".

Años después, en el transcurso de mi profesión, aprendí a valorar el ojo clínico, para detectar errores técnicos, estratégicos y distintas situaciones de todo tipo, que se viven durante un partido. Un profe o un coach que carece de esa visión, no puede intentar siquiera algún cambio. Aquella vez, a Carlitos le alcanzó con unas pocas pelotas... tenía desarrollada esa cualidad con excelencia.

Prof. Hugo Borra
Director de "A pleno Tenis"
 

 

 

volver

 

Copyright © 2000, 2017 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados
Visualización recomendada 800x600 píxeles