Una infidencia... entre bambalinas

Eran años de gloria para el tenis argentino!. Jugábamos contra Estados Unidos en la Copa Davis de local... El Buenos Aires Lawn Tenis estallaba. Nosotros, en ese entonces los chicos del club, teníamos la sensación que una cantidad similar a la gente que había llenado la cancha, se quedaba afuera sin poder entrar, y no estábamos muy errados.
Hinchada en el Buenos Aires Lawn Tenis

Adentro, en un corner, arriba, nosotros, la hinchada: banderas, pitos, matracas, un redoblante (lo traía el "Picha Landó" pero habitualmente lo tocaba yo), y un desenfreno muy pocas veces visto en nuestro tenis.

Años de gloria... triunfos para la historia... sh, sh... Vilas! - sh, sh... Vilas!.

En mi placard de tenis, junto a la ropa que utilizo a diario, están las dos remeras con que Guillermo derrotó a Brian Gottfried y a Dick Stockton en jornadas memorables...

Los norteamericanos se quejaban y se quejaban que la pelota "no les corría", el saque no les rendía, y la hinchada gritaba y gritaba... todavía veo a Royito Soriano, a Pancho Mastelli, al Mono Micelli, a Capora, a Picha, a Tachuela Pandre... (consumiría un mega en nombres), a mi lado, en la tribuna. 

El que está sosteniendo la bandera en la foto es "Batata" Clerc, que a esa altura todavía estaba con nosotros; yo estoy con un gorrito blanco y tocando el tambor debajo de la bandera.

Y a esta altura vos te preguntarás: cuál es la anécdota?

La cancha, "a pedido", tenía 1 cm. más de polvo que lo habitual... un "colchoncito" húmedo y pesado... a lo Vilas... y yo fui uno de los que la inundé esa madrugada anterior al partido... 

Declaro orgullosamente mi culpabilidad... sh, sh... Vilas! - sh, sh... Vilas!

Prof. Hugo Borra
Director de "A pleno Tenis"
 

 

volver

 

Copyright © 2000, 2017 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados
Visualización recomendada 800x600 píxeles