Estas ocurrencias no me las contaron

Al cabo de varios años de haber viajado a casi todos los torneos del circuito como coach de distintos jugadores, he guardado en mi memoria algunas actitudes muy disparatadas de famosos personajes del tenis mundial.

No puedo contar todas, ya que algunas pertenecen a la intimidad de un vestuario, pero sí derramar algunas pequeñas pinceladas de color que no me las contaron... las viví en carne propia, por ejemplo...

  • Bjorn BorgEn Wimbledon, Bjorn Borg no caminaba por el club porque las fans “se lo devoraban” y la fama que tenía a principio de los 80 era tanta, que pasaba las 2 semanas que duraba el torneo conociendo exclusivamente el vestuario y la cancha. Al mismo tiempo, Ilie Nastase que gozaba de una fama similar, fue capaz en medio del asedio de las fans de sentarse en las faldas de un paralítico y escaparse de ellas acelerando el andar de la silla de ruedas.
  • Andrea JaeggerEra sorprendente ver a la familia de Andrea Jaeger, como “se repartía” en los distintos lugares de la cancha donde la pequeña competía a fines de la década del 70, con la finalidad de “fiscalizar” los piques de cada pelota y “el clima” de sus rivales. La pequeña Andrea en un solo torneo pasó de pre-qualy al main draw y en poquitísimo tiempo, estuvo entre las 10 mejores jugadoras del mundo, motivo por el cual los padres y yo, tuvimos que ir a verla desde la tribuna y no más “desde al lado” como la veíamos unas semanas antes.
  • Cuando Iván Lendl llegó por primera vez a la Argentina, “cayó” en el Buenos Aires Lawn Tenis una tarde de lluvia sin que tuviera mucho sentido su presencia allí, dado que no teníamos ninguna cancha cubierta para que pudiera practicar. A los 5 minutos de llegar, lo llevé en mi auto hasta su hotel, que quedaba en pleno centro de la Capital Federal... Iván viajó a mi lado, en el asiento del acompañante, la media hora que duró aproximadamente el trayecto, no solamente en un silencio total, sino que ni siquiera desvió su vista hacia algún costado como para apreciar algún paisaje, alguna chica o algo que le hubiera llamado la atención.
    No hay muchas alternativas. Yo no digo que Argentina sea Suiza, ni que Iván tuviera la obligación de charlar conmigo... pero nada lo distrajo?. Miedo no tenía porque el viaje fue muy tranquilo y yo ya había aprendido a manejar... unos años después hicieron la película “E.T.”...
  • Ion TiriacCuando Ion Tiriac, coach de Vilas, se acercó a una puerta giratoria con ambas manos ocupadas por bolsos y raquetas y la abrió con su frente, me quedé helado. No recuerdo la fecha con exactitud, pero correrían los años 80 cuando una noche cenamos en una larga mesa de 15 o 20 personas; él debe de haber comido entre 4 y 5 platos, y desde la cabecera de la mesa, se paraba y se preocupaba por cada uno de los comensales con la intención de que todos comamos a la par de él.
  • Fue impresionante el primer partido de football que jugué en el Circuito de Tenis Femenino de la WTA. “Las chicas” me pusieron al arco porque era el único varón y además porque en esa oportunidad, “les faltaba uno”. Lo bien que jugaban Florentia Mihai y Martina Navratilova me sorprendió enormemente. La organización del partido, al ver que cada una llevaba la remera original de su equipo favorito y se preparaban, y se vestían, y competían, como si hubieran viajado hasta Inglaterra para jugar ese partido, me hizo pensar que estaba entre varones... después me acostumbré... algunas, eran varones.

Prof. Hugo Borra
Director de "A pleno Tenis"
 

 

volver

 

Copyright © 2000, 2017 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados
Visualización recomendada 800x600 píxeles