La mano y sus lesiones: Causas y tratamientos

La muñeca es la articulación distal del miembro superior que permite que la mano se presente en la posición óptima para la prensión. En efecto, el complejo articular de la muñeca está dotado de dos sentidos de libertad de movimientos. En la pronosupinación, que constituye un tercer grado de libertad, la mano puede ser orientada en cualquier plano del espacio respecto del antebrazo.

Las lesiones
Heridas por abrasión o callosidades.
Se localizan en la cara interna del pulgar o palma de la mano; ésto se produce debido a la inadaptación del diámetro del grip, mala calidad del cuero, esfuerzos, o volver a la actividad luego de un tiempo prolongado de inactividad.

Calambres en los flexores. Por apretar demasiado el grip, por tensión en actividades prolongadas, o por mantener la presión en todo el gesto deportivo.

Fracturas de escafoides. Por caída sobre la palma de la mano abierta.

Arrancamiento del cuerpo posterior del piramidal. Por caída sobre el dorso de la mano.

Tenosinovitis radial. Por aflojar la mancuerna en el momento del movimiento o empezar bruscamente.

Esguince de metacarpo falángica del índice (nudillo). Se produce por empuñar con ese dedo en el dorso del grip.

Las lesiones anteriores se tratan corrigiendo la técnica y mejorando la entrada en calor. Las lesiones accidentales, como las fracturas, se tratan a nivel traumatológico como cualquier otra fractura.

Muñeca dolorosa crónica. Etiología: antiguas fracturas del carpo (escafoides, semilunar, piramidal).

Secuelas de esguinces. Inestabilidad radiocubital (dolor interno) e inestabilidad escafolunar (dolor externo).

Hiperutilización. Tendinitis, tenosinovitis, estiloiditis ligamentitis.

Estas lesiones se deben a hiperlaxitud constitucional, rigidez postraumática o constitucional, errores técnicos, movimientos con efectos muy secos (poca terminación del golpe), elementos muy pesados, grips inadecuados.

Luego de un buen análisis biomecánico de sus movimientos, se llega a la conclusión que generalmente el deportista está realizando una exagerada hiperextensión de muñeca en la preparación del movimiento; esto provoca microtraumatismo e irritaciones a nivel del carpo.

El dolor es, en la mayoría de los casos, el único síntoma aparente. No se encuentran hematomas, tumefacciones, ni otra señal que nos haga presuponer otras lesiones, como desgarros, luxaciones o comprensiones cubitales.

El tratamiento es en base a electroterapia, laserterapia y principalmente, ejercicio de movilidad para mantener tono, trofismo y evitar adherencias y ejercicios de fortalecimiento para impedir que la lesión vuelva a repetirse.

Recomendamos el comienzo de la actividad con movimientos largos y planos, y la utilización de elementos de contención en la muñeca (vendas, muñequeras, etc.), si se encuentra inestabilidad o se quiere limitar el movimiento al comenzar la actividad.

Klgo. Claudio Bosco

 

volver

 

Copyright © 2000, 2018 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados