Las lesiones en el hombro

A veces impiden el movimiento normal; otras causan dolor. Las lesiones en la articulación del hombro se producen por varias causas y se transforman en un contratiempo para el deportista. En esta parte, se tratan esos inconvenientes, analizándose también el tratamiento a seguir para curarlos. 

Las denominaciones hombro doloroso o congelado, se dan a lesiones que impiden el movimiento o causan dolor. Generalmente llegan al consultorio pacientes que refieren dolor al efectuar determinado movimiento o que se dan cuenta de que el brazo lo mueven menos en relación al otro, sin recordar ninguna lesión previa. Esto puede ser el principio de un problema reumático o deportivo.

Las alteraciones en la articulación del hombro, se deben a los siguientes motivos:

  1. Técnicas inadecuadas

  2. Elementos inapropiados

  3. Gestos exagerados

  4. Mala entrada en calor

Es necesario para entender mejor el problema, analizar cada uno de estos puntos individualmente.

  1. Técnicas inadecuadas

  1. Malas técnicas en el movimiento de hombros. Por ejemplo, deportistas que interrumpen el arco de movimiento

  2. Hacer una exagerada rotación en la empuñadura

  3. Aflojar la pesa en el momento del impacto

  1. Elementos inapropiados: Pueden ser un elemento muy pesado, el músculo se fatiga más rápido que en otra situación.

  1. Gestos exagerados:  Repetir el movimiento sin previa preparación. Por ejemplo, principiantes que practican un movimiento varias veces la primera vez.

  1. Mala entrada en calor:  Preparación deficiente de la zona que va a actuar, con pesas sin entrada en calor previa.

Todas estas imprudencias traen aparejadas lesiones de tipo articular, muscular o ligamentario, como pueden ser distensiones musculares de biceps, pectoral mayor o deltoides, tendinitis supraespinosa, bursitis subdeltoidea, tenosinovitis bicipital, exostosis y calcificaciones en el borde inferior de la cavidad glenoidea.

Tratamiento: Algunos consejos generales

Las primeras 72hs., si el dolor es muy agudo, debe hacerse reposo. Cuando el dolor se hace permanente, es de rigor la consulta al médico, ya que éste detectará la lesión y medicará al paciente. A partir de ahí, el tratamiento queda en manos del kinesiólogo.

Los objetivos del tratamiento son: eliminar la sensibilidad al dolor; mayor irrigación en la zona, mejor amplitud articular, evitar y sacar adherencias, rigideces y contracturas; mantener tono y trofismo de los tejidos, vuelta a la competencia o a la práctica de la actividad en el menor tiempo posible.

Existen diversos métodos para la cura de estas lesiones, pero las que detallaremos a continuación son las que dan mejor resultado:

  1. Suministro de analgésicos y antiinflamatorios recetados por el médico

  2. Fisioterapia: iontoforesis, ultrasonido, laserterapia, magnetoterapia
    Termoterapia: onda corta, microndas, infrarrojo

  3. Masajes con cremas relajantes y antinflamatorias

  4. Movilizaciones activas y pasivas

  5. Corregir las técnicas del juego para no caer en el error que produjo la lesión; y si este error volviese a repetir, que el grupo muscular del hombro se encuentre en buena forma para poder soportar la mala función del gesto deportivo.

Klgo. Claudio Bosco

 

volver

 

Copyright © 2000, 2018 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados