Primeras Rondas: A lo largo de las primeras rondas las expectativas pasaban por ver el rendimiento de David Nalbandián quien vuelve a Buenos Aires para tratar de llevarse un torneo que ya se ha transformado en una necesidad frente a su público, y el lunes comenzó con buen paso el camino hacia la Copa frente a un Peter Luczak prolijo, que mantuvo una adecuada regularidad en su juego durante el primer set, pero que flaqueó en los momentos en los que Nalbandián apretó el acelerador con su derecha y saque, llegando a un cómodo 6-3 y 6-3.

El lunes se fue con un pálido triunfo de Luis Horna sobre un Máximo González donde predominaron los errores no forzados de ambos. González nunca encontró su juego, se sintió molesto un poco por el viento y por la cantidad de errores con su derecha y saque. Por su parte Horna arriesgó más y combinó aciertos y errores fundamentalmente con su derecha.

El martes era el día de las presentaciones importantes, de las que más espera la gente.
A primera hora el segundo turno del día tuvo la presencia de un querido "Chucho" Acasuso que explotó hace algunos años en este torneo en aquella recordada final con Kuerten. Y del otro lado estaba un jugador que a pesar de su sangre española ya es un argentino más por el afecto que tiene la gente por él, cosa que cosechó a lo largo de todos estos años. Un lugar que Carlos Moya siente como su casa.
Para meternos de lleno en el partido realmente sorprendió la solidez que mostró Acasuso a lo largo de todo el match, presionando mucho con su derecha, muy profunda sobre el revés de Moya algo que le molestó permanentemente al español que nunca se sintió cómodo para contraatacar con su revés a dos manos.
Acasuso se llevó el primer set con un contundente 6-2, y siguió presionando con su servicio (a partir del cual consiguió 10 aces en el segundo set) manteniendo su regularidad. Pero Moya tiró sobre la cancha su "chapa de ex Número 1" y dió batalla hasta el final cayendo con todos los honores 6-4.

En el segundo turno aparecieron Agustín Calleri y el campeón defensor "Pico" Mónaco, los cuales brindaron una gran velada de tenis.
El partido tuvo diferentes matices, se lo vió mas agresivo a Calleri a partir de su potencia en el revés y su derecha paralela, con un Mónaco que no podía tomar las riendas del partido. Así cerró el primer set el cordobés con un 6-4.
En el segundo set, Mónaco empezó a arriesgar mucho más tratando de imponer su juego y Calleri comenzó a fallar más con su derecha, motivo por el cual se cerró este capítulo con un 6-2 para el tandilense.
Y en el tercero los dos tuvieron chances; Mónaco presionó fuerte sobre la derecha alta de Calleri, y el riocuartense se defendió con precisos contraataques con un alto porcentaje de efectividad que ayudaban a inclinar la balanza en su favor.
Dió la sensación que el tren pasó para los dos; Mónaco no pudo aprovechar 2 posibilidades de break en el 6º game para irse arriba 4-2 y Calleri lo notó, y ése fue el momento en el que el cordobés sí aprovechó su oportunidad para llevarse el partido.
Fue realmente emocionante verlos abrazados en el final, algo que en este deporte tan individualista no se ve demasiado.

Al miércoles llegamos con la posibilidad de ver a un Juan Ignacio Chela que parece que promete en todos los torneos y siempre le falta un poquito para concretar mejores resultados.
A través de un juego prolijo, preciso, apoyado en su potente derecha, tomando algún riesgo con su revés a dos manos consiguió un total de 20 winners para cerrar un sólido 6-4 y 6-4. Al brasileño Thomaz Bellucci se lo notó impreciso al comienzo, insinuó demasiado, pero llegó a concretar poco.

Y el cierre de la jornada lo tenía a David Nalbandián frente a un sorprendente Fabio Fognini que viniendo desde la qualy se había metido en el cuadro grande dejando en el camino en primera ronda a Eduardo Schwank.
En la previa, parecía que David imponiendo un poco de su talento iba a poder resolver rápido el partido, pero estuvo impreciso con el servicio, no se sintió muy cómodo en la devolución de los saques del italiano, y el partido se le fue complicando. Así fue como recién al final y en el tie break consiguió el set.
Para el segundo esperábamos un bajón del italiano pensando que había estado cerca de llevarse el primero, pero para sorpresa de todos se lo llevó por delante cerrando el set 6-4.
En el último, David ajustó algunas tuercas de su juego e impuso condiciones para cerrar el partido con un 6-3.

Los últimos días del torneo fueron levantando el nivel de juego.
El jueves se observó un andar seguro de Igor Andreev y Filippo Volandri para colocarse en cuartos, y por la noche José Acasuso con un tenis prolijo, sin demasiados lujos dejó en el camino al español Gimeno Traver por 6-3 y 6-4.

El último turno estaba reservado para Agustín Calleri y Lucho Horna (compañeros en dobles), quienes jugaron un verdadero partidazo.
Lucho impuso su juego en el primer set cerrándolo 6-3 imponiendo su derecha paralela e invertida con autoridad.
En el segundo capítulo, el argentino ajustó un poco su juego, se mostró más preciso en el contraataque y metiéndose desde la devolución del saque dentro de la cancha, comenzó a mandar y a imponer su juego. Así fue como se llevó el set por 6-2.
Y en el final, el físico pasó un poco de factura y ahí estuvo más entero Agustín, llevándose el tercer capítulo por 6-2.

La jornada del viernes estuvo marcada por la lluvia. Sólo Acasuso jugó sin la presencia de ella, y después de estar muy apretado y cuando parecía que se le iba el partido, dió vuelta la desventaja apoyado en su garra cuando el tenis no aparecía. Así el partido se cerró 3-6, 6-1 y 6-3.

Seguramente el desgaste del día anterior le pasó factura a Calleri y no pudo con Volandri quien con un juego prolijo, sin arriesgar demasiado pero sin errores, se llevó el partido por un doble 6-4.

La noche tenía reservada otra cosa. El partido entre Nalbandián y Starace estuvo marcada por las interrupciones.
Arrancó mejor el italiano mandando sorpresivamente con su derecha desde el fondo llevándose el primer capítulo con un 6-4.
En el segundo, y ya con Maradona alentando, David tuvo que sacar cosas que hasta llamaron la atención para embarrar el partido, varios insultos a los jueces de línea y peleas con el umpire que debieron costarle más de un punto. Corrigió algunas cosas de su revés y tomó riesgos con el saque para llevarse el set apretadamente por 7-6. Y el último arrancó con un sólido Nalbandián pero sobre el final Starace insinuó una recuperación que no le alcanzó, y David cerró el capítulo con un 4-6, 7-6 y 6-4.

Semifinales: El sábado nos encontró con las expectativas renovadas ante la gran posibilidad de tener dos argentinos en la final del domingo.

Pero para poder tener este privilegio en casa, José Acasuso tenía que dar cuenta de Filippo Volandri, un italiano con el que muchos no disfrutan jugar por su juego prolijo, sin arriesgar demasiado, tenaz en sus movimientos, todo muy de libro. Y así se le plantó a "Chucho". Un primer set parejo, donde el argentino arriesgó un poco más allá por el 6º game para sacar diferencias, pero sus intentos de derecha se fueron muy cerca de las líneas y el italiano se llevó el set por 6-4.
En el segundo, y con la responsabilidad de no dejarlo pasar, "Chucho" impuso condiciones desde el arranque. Elevó su porcentaje de primeros saques a un 70% con 8 aces, y tomando la iniciativa permanentemente para ponerse 4-1. Volandri quebró en el 6º game pero la reacción no le alcanzó para quedarse con el partido.
A partir de allí Acasuso "se agrandó", la gente ya empezó a pesar mucho más, y la prolijidad de su primer saque más la contundencia de su derecha derivaron en el triunfo del argentino por 4-6, 6-4 y 6-4.

En la segunda semi, las cosas eran previsibles, ya que luego de la larga jornada del viernes donde Chela terminó su partido a la 1.30 de la madrugada, y teniendo en cuenta las horas de alimentación y descanso, se suponía que estaría en desventaja ante Nalbandián que había terminado 4 horas antes su partido frente a Starace.
Y el marcador lo plasmó; un contundente 6-1 y 6-2 donde se vió un Nalbandián preciso, prolijo y contundente que mandó siempre, y donde Chela jamás encontró el rumbo. Chela estaba cansado, sus largas piernas se movían poco, y frente al 8 del Mundo dar esas ventajas es demasiado.

Final: El objetivo se había cumplido. Dos argentinos en la final y en definitiva eran los mejores del torneo, no por suerte sino por juego. Tal vez David debió sortear más inconvenientes para llegar, pero su experiencia pudo más en partidos decisivos. Y Acasuso se lo vió confiado desde el primer día de competencia, algo se veía en él como que la posibilidad de llegar no era remota. Y así fue. David Nalbandian

Empezaron muy cautelosos, prolijos, mandando desde la base, "Chucho" con su saque, Nalbandián respondiendo con grandes devoluciones y sorprendentes drops para llegar a un 3-3. Ahí apretó "Chucho", arriesgó algo más, David falló dos revés cruzados, y se le fue el set por 6-3.
El segundo venía bastante parecido pero el talento de David marcó diferencias en momentos definitivos. El 5-3 de Nalbandián no preveía el final en tie break, pero el corazón de Acasuso y el apoyo de su hinchada llevaron a quebrar en el 9º game y confirmar con su saque. El tie break parecía que era de "Chucho" hasta el 3-1 a su favor, pero dos toques de David desde el fondo desmoronaron al misionero que no pudo volver y el set se le fue 7-6.

Parecía que con el envión anímico David podría definirlo rápidamente, pero nuestras apreciaciones se quemaron como hojas de papel, y "Chucho" dió batalla. Nuevamente apoyado en un prolijo revés, sin enganchar bolas como el día anterior, y tomando la red en algunas ocasiones "Chucho" empató el set en un 3-3.
Y allí nuevamente la experiencia, el talento y un poco más de resto físico hizo que Nalbandián se llevara el partido, no antes de levantar dos match point de "Chucho" que demostraron la valentía y el coraje que tiene, que el año pasado no mostró pero que está intacto en él para el futuro.

Para David es la confirmación de su buen momento, y más sobre el polvo de ladrillo local, en este torneo que no lo había dejado llegar más allá de cuartos hace 2 años, y la alegría de bañarse con tanto cariño de la gente que se enorgullece de verlo como el 8º del mundo. Aunque sabemos que está para más.
 

 

Julio Zabala - Periodista Deportivo

volver

 

Copyright © 2000, 2017 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados
Visualización recomendada 800x600 píxeles