Buscando soluciones para el tenista con dolor de hombro

El hombro es una de las articulaciones claves en el rendimiento del jugador de tenis, y es un sitio frecuente de lesiones, tanto en tenistas jóvenes como en aquellos mayores de 30 años. Por ello, en esta articulación se ha puesto especial énfasis en las investigaciones biomecánicas y médicas en los últimos años.

El hombro es una articulación con grandes rangos de movimiento, pero con una estabilidad intrínseca precaria. Para mantener una adecuada congruencia articular en los complejos movimientos deportivos sobre la cabeza, como el saque de tenis, numerosas estructuras deben actuar coordinadamente, en especial, músculos y ligamentos.

Los cuatro músculos del "manguito rotador" (supraespinoso, infraespinoso, subescapular, redondo menor) son los principales responsables de mantener la estabilidad en la articulación del hombro. Por ejemplo, si el supraespinoso se fatiga o lesiona, no puede funcionar como depresor de la cabeza humeral y antagonista del deltoides que es elevador. Ello eleva la cabeza humeral y produce una excesiva fricción del tendón del supraespinoso contra el acromio.

Este es sólo un ejemplo de las alteraciones que se producen en el hombro en el jugador de tenis. Otra causa de disfunción, muchas veces no reconocida, es la falla de los músculos escapulares.

Uno de los errores frecuentes en la actualidad, es pensar que los estudios de resonancia magnética pueden descubrir todos los problemas que aquejan al deportista. Si bien es una herramienta muy útil, no supera a la exactitud que puede lograrse con una exhaustiva revisación, realizada por médicos entrenados en estos problemas específicos.

Otro error, es pensar que con algunas sesiones de fisioterapia y haciendo "10 flexiones con gomas", se solucionará el problema. La gran mayoría de estas lesiones efectivamente se resuelve con la rehabilitación, pero ello no significa que sea sencillo y breve. Deben realizarse ejercicios que remeden el movimiento especifico, utilizando todos los segmentos corporales que participan en el movimiento del servicio: miembros inferiores, caderas, tronco, miembro superior.

En general, la cirugía se reserva para aquellos casos que no responden a una correcta rehabilitación. Como mencioné anteriormente, dado que la rehabilitación es muchas veces deficitaria, observamos a una sobre-indicación de la cirugía para problemas crónicos del hombro. Cuando es necesario el tratamiento quirúrgico, sin dudas las modalidad de mínima invasión (artroscopia) es de elección. Otra vez, existe la creencia que la artroscopia lo resuelve todo. Ésta es solo una herramienta del cirujano y lo realmente importante es el procedimiento a realizar. Nuestro equipo ha alcanzado en este ámbito una gran experiencia en la cirugía del hombro del deportista, merced a una visión integradora de sus problemas.

En resumen, si juega tenis tenga presente que es muy probable que en algún momento tenga dolor en el hombro. Lo importante es reconocer a tiempo la verdadera causa de la dolencia para no perder las chances de un tratamiento adecuado y oportuno.

Dr. Javier Maquirriain

 

volver

 

Copyright © 2000, 2017 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados
Visualización recomendada 800x600 píxeles