Dra. Hilda Molina

Esta semana creo se han escapado 2 jugadores de básquet?
Ah… sí, pero eso es una cosa continua; con los deportistas es una cadena interminable. Ha pasado lo mismo con unos boxeadores, lo que sucede es que son muchachos que lo único que saben es dar piñazos como boxeadores. Trataron de fugarse en un Panamericano para encontrarse con unos empresarios; parece que no encontraron el lugar donde estaban los empresarios y la policía brasileña, los capturó y los deportó. Fidel Castro escribió en la prensa, en esas reflexiones que escribe él, que esos jóvenes nunca más iban a ser boxeadores; prácticamente los enterró en vida, y se le escaparon… no sé cómo… pero después de 2 o 3 años aparecieron en Miami… porque hay mucho tráfico humano, está saliendo mucha gente de Cuba por día… pagando, no? Y llegaron a Miami y ya los estaban preparando, y no sé si ya uno de ellos tuvo su 1er pelea como profesional. Pero Fidel Castro ya los había condenado al ostracismo más absoluto. Imagínese, un pobre muchacho de veintitantos años que pobrecito… que no se puede defender… que a veces no saben ni hablar, son muchachitos que tampoco son tan inteligentes, son my buenos técnicamente en el boxeo, pero el gobierno lo que hace es ésto, les alimenta la parte bruta del deporte, para lucirse con ellos en el mundo y tenerlos como un rebañito de ganado, pero van aprendiendo y se van liberando, y se escapan… que eso no tiene nombre. 

El equipo de béisbol de Cuba que siempre era campeón mundial y olímpico, ha ido decayendo por una cantidad de peloteros que se le han ido… y se le han ido quedando en USA para jugar o como profesionales en cualquier lugar del mundo donde no les roben el dinero, donde no les roben su sudor, no? No, no, no tiene nombre…

La predisposición y las ganas de explicarme todas y cada una de las cosas que tiene la Dra. Hilda la lleva a veces a “completar” mi pregunta, y cuando la consulto acerca de las 2 razones importantes de su país me interrumpe y dice:
La salud y la educación. La educación es buena en el sentido de que es gratuita y llega a todas partes, Ud. puede estudiar lo que quiere y no le cuesta, pero es una educación ideologizada, o sea, desde que Ud. envía a sus hijos a la escuela, que no tiene otras escuelas donde enviarlas, porque las únicas son las escuelas del gobierno. Lo hacen marxista, leninista, le están violando el derecho que tiene Ud. como padre el derecho que tiene de escoger como quiere educar a sus hijos, Ud. no tiene otra opción que no sea la que el gobierno da. 

La salud se ha deteriorado en los últimos años, muchísimo. La han dolarizado, faltan muchos recursos, y los mejores médicos se han ido. También se están llevando personal para otros países, médicos, enfermeros, etc., y se está desabasteciendo a las instituciones cubanas.

Entrando puntualmente en lo que a Ud. le sucedió, se que en su momento rechazó destinar el área más moderna del CIREN para los extranjeros que abonaban en dólares y… la Dra. Hilda no puede con su genio y una vez más, ni bien intuye por dónde voy, interrumpe:
Ellos querían destinar todo el CIREN para los extranjeros…, mire, la que concibe ese Instituto soy yo, inclusive allí, no hay nada inventado por nosotros; está todo asimilado de países desarrollados, bueno, yo logro que estos científicos nos ayuden, inclusive nos aportaron no solamente todas las becas, la formación de los jóvenes, y también recursos materiales, de manera que los cubanos no tienen que sentirse dueños absolutos de todo esto. Sin embargo el Instituto fue concebido para cubanos, y comenzaron destinando unas cuantas camas para extranjeros que no pagaban. Bueno está bien. – Una obra de caridad decían… y ya después pusieron ellos una oficina para cobrar.

Y para quién era el dinero?
Para el gobierno. Ellos cobraban directamente allí en una oficina, y se llevaban todos los días el dinero en un carrito blindado. Nosotros no tuvimos nada que ver con eso. En ese momento ya estaban trabajando ellos con el 50% de las camas para extranjeros, y el otro 50% era para cubanos.

Hasta ese momento yo no protesté porque dije: - esto se está autofinanciando, y me van a dejar tranquila.

El problema es que el Gobierno comienza a pedir más camas para extranjeros, y más y más camas, y yo a decir no, no… y allí comienza la pelea. Entonces en una de las visitas del señor Fidel Castro al Instituto, le pedí ayuda, porque le dije que querían convertir el Centro en algo privado y que eso era muy inmoral; y Fidel me dio la razón.

Y yo le dije: - no, pero el problema es que me tiene que ayudar porque…

- No, pero tú no vayas a permitir, me dijo Fidel.

- Yo no soy quien para no permitir porque tengo Ministros, y personas que me gobiernan y que están encima mío. Lo que yo quiero es que Ud. me ayude.

Y me pareció que me iba a ayudar pero me dejó sola con el problema y…

Y a Fidel le alcanzaba con decir una palabra nomás…
Media. Tan solo media palabra.

Con lo cual le demostró que no quería ayudarla.
Yo creo que me demostró que era él el que quería hacer eso. Entonces me dí cuenta que esta pelea estaba perdida y que yo tenía que trabajar bajo esas condiciones. Era como una especie de prostitución de mi profesión porque yo no acaté.

En esos días mi hijo tenía un postgrado, un reciclaje de su formación en Japón, pagado por los japoneses, era un equipo grande de jóvenes que iban de nuevo a Japón a hacer un re-entrenamiento. Todo pagado por lo japoneses. Japoneses amigos míos, no del Gobierno. 

Entonces dije: - Yo voy a renunciar, pero cuando mi hijo ya haya salido para que no regrese para Cuba. El estaba casado con su esposa argentina, y yo pensé, cuando termina en Japón, va para Argentina, el país de su esposa, y ya.

El no quería, pero por fin la abuela y yo lo convencimos y ya cuando yo lo tuve seguro, fuera de Cuba fue que renuncié. Porque con él en Cuba yo no hubiera tenido tanto valor porque me lo hubieran matado.

Siempre ellos buscan la venganza primero, con los seres que uno quiere, que es una manera de aniquilarme. Y yo pensé que ese riesgo no lo podía asumir.

Pero bueno… logré gracias a Dios que mi hijo saliera.

Con respecto a las normas del protocolo científico, cuál fue la propuesta que el gobierno cubano le hizo para que Ud. las “salteara” de alguna manera y a que Ud. se negó? Me refiero puntualmente al uso y tratamiento del tejido fetal, tejido embrionario.
La Dra. Hilda no llega a molestarse pero se pone firme y responde.
Eso es un invento de la gente de Miami. Eso no es cierto. No es verdad que ellos me hayan propuesto algo. Y yo lo que no es verdad no lo digo. Realmente no.
Desde Miami, sobre todo un sector muy reaccionario, ya no sabe que más va a inventar para… y cómo está Ud. al tanto de eso?... tan alejado de lo que Ud. hace.  Me pregunta, como si “no debiera” conocerlo o no esperara recibir de mí esta pregunta.

Leí, estudié un poco el tema, y “sobrevolé” la problemática técnica y ética que envolvía el problema. Y entre lo mucho que leí, desconocía que el aborto es legal en Cuba.
Totalmente. Desde que el gobierno cubano llegó al poder. Es totalmente legal. Este tipo de investigación se desarrolló en Suecia, yo he escrito mucho sobre eso. Se usaba no como tratamiento estable, se llamaba fase de estado clínico controlado; es una fase que se utiliza en medicina; quiere decir que no se puede aplicar masivamente, sino que tiene que seguir su protocolo. Se generó un protocolo con los suecos, que fueron los creadores de ésto, y se incorporaron después USA, Inglaterra, Francia, España, México y nosotros (Cuba). Entonces firmamos ese protocolo y todo bajo la supervisión de los suecos, nos teníamos que reunir 2 veces al año, casi siempre en Suecia, para ver como marchaban los casos donde se aplicaba, porque tampoco podía aplicársele a todos los pacientes con parkinson. Tenían que ser determinados pacientes, con determinadas características. Realmente en Cuba se fue muy cuidadoso con ese protocolo... jamás el gobierno… (indica desligándolo en ésto de toda acusación).

Esa es una parte ínfima de lo que incluye la restauración neurológica. La restauración neurológica es un gran campo de tratamiento, y eso no era más que un granito de arena en un universo grande.

Entonces los suecos venían a Cuba… inclusive yo viajé a varios países como miembro de la Comisión que controlaba eso. También como ellos viajaban a Cuba para controlar como iba el trabajo, pues yo formaba parte de la Comisión que iba a otros lugares. Entonces, eso funcionó. Le estoy hablando desde el punto de vista de la ética médica. Sin problema ninguno; absolutamente ninguno. En Cuba nunca el gobierno intervino hasta donde yo sé, este gobierno que tanto he criticado, en algún momento ha realizado algún estudio biomédico que conlleve el uso inadecuado de tejido fetal, a mí no me consta, por lo tanto lo que a mí no me consta, no lo puedo decir. Yo puedo decir que son unos dictadores, que hay presos políticos que se están muriendo en las cárceles, que han fusilado gente… muchísimas cosas… pero lo que no, es no es; y los de Miami que están ahí lejos están inventando, y entonces cuando Ud. inventa, pierde credibilidad y seriedad su testimonio, entonces se pusieron muy molestos conmigo porque no pudieron utilizar mi boca para que dijera lo que ellos querían. Y yo mentirosa no soy. Mi testimonio es muy serio para yo prestarme a eso, entonces, nunca en la vida ellos intervinieron en eso, nunca se metieron y cuando los científicos iban allá (a Cuba), los atendían muy bien, al contario. Yo creo que eso siguió, eh… lo que pasa es que yo pertenezco a una familia católica; me eduqué en una escuela de monjas; después me alejé de la iglesia cuando seguí ese sistema, más que por alejarme de Dios, porque lo involucraban a uno en tantas cosas que uno no tenía ya tiempo de pensar en su fe.

 

volver

 

Copyright © 2000, 2017 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados
Visualización recomendada 800x600 píxeles