El tenis ya no la espera más

Anna KournikovaAnna Kournikova es la tenista récord en recaudación aunque el 90% del dinero obtenido no esté relacionado con sus triunfos deportivos.

Su remera es corta, su pollera es chica... y en el Abierto de Australia del 2003, apareció con un parche en la cintura, muy sugestivo, entre ambas prendas, y en la conferencia de prensa se mostró sorprendida porque los periodistas alcanzaron a verlo.

Los torneos jerarquizan el cuadro con su presencia... o los jerarquizaban.

La prensa especializada continúa comparando la cantidad de visitantes que tiene su Web site oficial, en relación al del Nro. 1 del Mundo, Lleyton Hewitt, a quien apenas lo visita la mitad, pero entrena, entrena, y entrena; y es una máquina de ganar... ah... y sin parches en la cintura.

Los sponsors siguen invirtiendo en una tenista que es más noticia por su casamiento (?) con un jugador de hockey, o por sus gemidos que llegan hasta la recepción de un hotel en Londres, donde pasa la noche con un cantante de moda.

Los diarios llenan columnas con “importantísimas” novedades como que Annita hizo top less en Miami.

Mientras tanto, los resultados tenísticos siguen sin existir, y se producen larguísimos períodos sin jugar, como sucedió durante la temporada del 2001, cuando aún su ranking era digno. 

En algún momento se conoce que alguna mente coherente, le da un ultimátum en su contrato publicitario, exigiéndole que se centre en su profesión y luche seriamente con el objetivo de obtener algún título... cosa que nunca sucedió.

Los millones de dólares siguen ingresando. 
Las revistas del corazón siguen hablando. 
La televisión y el cine le abren más puertas que cualquier llave de 4tos. de final en el mundo.
Algunos Sitios que dicen dedicarse al tenis, exhiben sus fotos desnuda o semidesnuda.
Las demandas van y vienen dilucidando si las fotos de Annita desnuda son verdaderas o falsas.

Los hombres siguen asistiendo a la cancha donde ella se presente, aunque el partido no sea lo más importante. Sería bueno enterarlos que su larga cabellera rubia, su juego de seducción, e inclusive su cuerpo con menos ropa de tenis, puede ser visto por ellos sin necesidad de gastar en una entrada que supone un espectáculo deportivo.

Del juego en sí; de los partidos, de la técnica, de la estrategia, de la lucha deportiva dentro de una cancha, de la entrega, o de sus triunfos (?), ya casi no se habla.

En el 1er. Grand Slam del 2003, la belga Justine Henin-Hardenne “la sacó” 6/0 6/1.

El tenis ya no la espera más.   

Prof. Hugo Borra
Director de "A pleno Tenis"
 

volver

 

Copyright © 2000, 2017 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados
Visualización recomendada 800x600 píxeles