David Nalbandián - "La cara que siempre escondió"

El Domingo 17/6/12, David Nalbandián estaba disputando la final del Torneo AEGON, más conocido como "Queen's", en Inglaterra, contra el croata Marin Cilic, cuando ofuscado por una buena derecha del croata que no pudo devolver, y estando próximo a un juez de línea, pateó la tarima que rodea la silla del mismo, y al romperla de la patada, la madera le abrió la pierna al mencionado juez de línea, hiriéndolo, y provocando, Reglamento de la ATP mediante, la descalificación del jugador argentino.

Leí algún trasnochado que habló del "ser temperamental que estaba dentro del ADN de Nalbandián", y yo digo que es muy probable que todos tengamos una parte de nuestro ADN miserable, pero no por eso se nos está permitido expresarlo en nuestro trabajo o en cualquiera de nuestros actos de la vida que nos relacionan con la gente y la sociedad toda. Mucho menos, si este trabajo es brindar espectáculos públicos, y peor aún si pretendemos, aceptamos y percibimos, como es el caso de David, importantes sumas de dinero en concepto ya no solo de premios, sino de campañas publicitarias que pretenden posicionarlo en una suerte de "modelo a seguir" por niños, adolescentes y fans en general, del deporte que desempeña.

No debemos olvidar que cada vez que un jugador profesional (repito: profesional), se presenta en el circuito profesional (reitero: profesional)
de ATP, por más que el torneo sea individual y no por equipos, figura un "cartelito" (tal vez para algunos de menor importancia), que en este caso dice ARG., detrás de su apellido, y que al menos en la casa (la de mis padres), y en el tenis que yo me eduqué, significa mucho!

Lo que sucede es que al ser el tenis un deporte tan individual en su origen y concepto, surgen confusiones de base, tan imprescindibles de respetar que al no hacerlo, se puede perder desde un partido hasta la educación. Y lo peor es que recuperar esta última, no depende de los puntos que se tengan en el ranking...

Lo cierto es que en un torneo "chico" (ATP 250), sobre pasto, de escasa convocatoria para la elite tenística, donde los 3 primeros jugadores del mundo no asistieron y el 4º Andy Murray perdió su 1er. partido contra el francés Nicolás Mahut (9º jugador en su país y 67º en el mundo), Nalbandián, tal vez en el ocaso de su carrera, limitado por su físico como lo estuvo casi siempre, agravado ahora por sus lesiones, y su "edad avanzada" que comienza a jugarle en contra de sus posibilidades de eterna recuperación, desechó la oportunidad de obtener un nuevo título de ATP, y lo que es peor, sumó una mancha, esta vez visible, que averguenza a cualquier argentino que pertenezca "al riñón" del tenis. 

Es lamentable que Nalbandián que alguna vez tocó el puesto 3 en el ranking de la ATP en el 2006, que solo en concepto de premios lleva ganados 11 millones de dólares (tal vez, como le sucede a muchos deportistas en el mundo, sea demasiado dinero para lo que su cabeza pueda soportar), y que se auto proclamó líder del actual equipo de Copa Davis, embarre el final de su carrera de esta forma.

Este Nalbandián que ya fue multado en Enero de este año, en el Abierto de Australia, por tirarle agua a un empleado del torneo, y que ahora tuvo que dejar los 45.000 euros que llevaba ganados, sumado a los que perdió por no haber podido terminar un partido que iba ganando, y sumado también a la multa adicional que seguramente le será impuesta en estos días, está tristemente mostrándole al público de tenis de todo el mundo, el costado de una cara ahora impotente, antes soberbia; ahora cansada, antes desafiante; ahora avergonzada, antes dueña exclusiva de la verdad... el otro lado de su cara, que trató de esconder, y que algunos argentinos contentos con algún punto heroico en Copa Davis, nunca vieron, y lo que es peor, compraron la otra!

Los dirigentes, cuerpo técnico, cuerpo médico, compañeros, periodistas y demás allegados que convivieron con David, conocen las 2 caras y saben de qué hablo.

Finalmente, sus tibios pedidos de disculpas, fueron tan poco felices como sus comentarios en contra de la ATP porque se siente presionado (?). Lamentable!

La realidad es que hoy David es el 4º jugador argentino en el ranking de la ATP, mantiene alta sus aspiraciones de ganar la Copa Davis, y ojalá se cumpla!, todos lo deseamos!, pero también es cierto que está en condiciones de jugar un solo punto para el equipo, a lo sumo dos; y con riesgo de no poderlo hacer en su mejor forma, dependiendo siempre del trámite de cada encuentro.

No acostumbro a hablar "con", sino sobre el personaje en mis notas, pero en este caso, aprovechando "mi vejez" y los casi 30 años que tengo de diferencia con David, haré una excepción, y hasta cometeré el error de confundir mi deseo con una sugerencia de vida:
David, cuando en el último "partido" de tu vida, estés 6 iguales en el 5to. y haya tie break, ahí sabrás que no se trataba de ganarle al del otro lado de la red, sino simplemente ser dignos con nuestra propia vida. Ser mejores nosotros, comparándonos con nosotros mismos! Espero y deseo que salgas de ese partido por la puerta grande!

Prof. Hugo Borra
Director de "A pleno Tenis"
 

 

volver

 

Copyright © 2000, 2017 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados
Visualización recomendada 800x600 píxeles