Ey, ey, Nick Kyrgios... "volcaste"!

Esta semana el tenista profesional australiano Nick Kyrgios, protagonizó un hecho lamentable en el partido que venció al suizo Stan Wawrinka en el Masters 1000 de Montreal.
Kyrgios, ofuscado, como en casi todos los partidos que juega y no se le dan las cosas como él espera, hizo una vez más gala de su tremenda facilidad para desbarrancar, y demostrar su poca o nula capacidad para mantenerse estable, a lo largo de todo un partido.

Kyrgios lastimó al tenis, y se puso de manera desgraciada en la tapa de todos los medios por un hecho que tiene muy poco y nada que ver con el espíritu del tenis. Lamentable.
Y digo lamentable porque tenis le sobra; saca muy fuerte, tira y tira de todos lados; juega fácil, y aunque carece de control, cambia algunos ritmos, y resuelve algunas cosas de manera inesperada, con una especie de talentosa brutalidad.

Pero a su cabecita “no le va tan bien” como a sus golpes…
Este chico de 20 años, transgredió una vez más no tan solo alguna regla tenística, sinó que se permitió romper códigos, pasar límites que hacen a la educación, al compañerismo, a la amistad y a la hombría de bien.

En un cambio de lado le dijo a Wawrinka, que Kokkinakis (otro tenista australiano), se había acostado con su novia… nada menos.
Nada más ofensivo, nada más inoportuno, nada más desubicado, y sobre todo, nada más alejado de quien pueda jactarse de ser un hombre y comportarse como tal.

Al término del partido, toda su declaración al respecto fue: -“Estaba un poco charlatán, no sé, son cosas que pasan en el momento".
Wawrinka declaró en cambio, que se sentía realmente decepcionado por la actitud irrespetuosa de su colega, y que “lo que dijo no se lo diría ni a su peor enemigo”. Por último agregó que esperaba que la ATP lo sancionara severamente.
Al otro día, la ATP en una actitud “casi peor” que la de Kyrgios, decidió que lo sancionaba con una multa que, acorde a sus reglas por “comentarios insultantes”, no excede los u$s10.000, que supongo debe ser el dinero que Kyrgios puede llegar a arrojar al piso para que alguien a quien él quiera despreciar, se agache a levantarlo como un perro con un hueso. Lamentable.

En Julio pasado, disputando los 4tos. de final del Grupo Mundial de Copa Davis para su país, lo sacaron del equipo para los singles del Domingo (singles que definían la serie, ya que Australia perdía 2 a 1 con Kazajstán), porque cuando perdió el viernes en su single, 2do. partido del día, sacó raquetas nuevas del bolso y las rompió contra el piso en un cambio de lado… pero no escarmentó…

Kokinakkis es su amigo, Wawrinka un colega, y Kyrgios quedó en deuda con ambos...
Hay actitudes de las que es muy difícil volver… y ésta parece ser una de ellas.

Si la ATP no ha podido colaborar con la educación que este chico necesita en esta temprana etapa de su profesionalismo en el tenis, ojalá que la gente que lo aconseja y que trabaja con él, lo pueda ayudar, encauzándolo y guiándolo para que, además de jugar fácil al tenis, conozca la vida y los valores en los que puede lograr desarrollarse sanamente.
Todo indica que por ahora no han obtenido buenos resultados en lo que se refiere a su conducta.
Le falta mucho profesionalismo, le sobra ego, y no le vendría mal ponerse de novio con un umbral más alto de aceptación al fracaso, bajo condiciones de “altas pulsaciones”.

Humildemente me ofrezco a trabajar con él; para él… me encantaría!
Sería un enorme desafío; porque estoy seguro que si mi trabajo llegara a buen puerto… y él arribara a un estadío de crecimiento, madurez y estabilidad emocional, su tenis crecería a la par!
Lo haría gratis, total... se que si llega a estar conforme, su intempestiva manera de actuar haría que me regale un Porsche, o alguna pavada de esas que regalan los soberbios cuando se desubican…



Prof. Hugo Borra
Director de "A pleno Tenis"
 

 

volver

 

Copyright © 2000, 2017 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados
Visualización recomendada 800x600 píxeles