El equilibrio mental para triunfar

Jugar buen tenis, mentalmente significa, pensar de una manera particular. 

A mi entender no alcanza con aguantar fisicamente un partido, estar descansado o bien alimentado, sino que la diferencia, como lo podemos ver cotidianamente, está dada por los que tienen todo eso, pero que además, están en condiciones de sumarle:

  • la habilidad mental de poder manejar su concentración (ver nota "La concentración")
  • el control de su actitud
  • el manejo de la presión
  • el pensar positivamente
  • el controlar la energía
  • el mantenerse motivado
  • el ser tolerante ante situaciones de frustración

Un funcionamiento pobre o problemático de un deportista en uno de estos campos, en cualquier nivel de competencia, se transformará en causante de resultados que están por debajo de sus reales posibilidades. Por ende, cualquier déficit en estas áreas se puede transformar en un límite, el cual se vuelve inmanejable o azaroso cuando no hay una preparación que apunte metodológicamente a sobrepasarlo. Muchos jugadores quedan limitados en su desarrollo por una falta de preparación mental.

Un plan de trabajo personalizado, consta de 2 ejes que se complementan; el trabajo en cancha y el trabajo en consultorio

Trabajo en cancha:

  • Observación pasiva

  • Rutinas de respiración, relajación y concentración

  • Ejercicios de visualización

  • Trabajo entre puntos. Rutinas

  • Creación de climas adversos

  • Seguimientos individuales en competencia

Trabajo en consultorio:

  • Trabajo terapéutico

  • Definir metas y objetivos alcanzables

  • Intervenciones puente entre coach y jugador

  • Contexto familiar

  • Trabajos con videos (reforzar o cambiar conductas)

  • Herramientas para encaminar la mente en forma positiva

Lic. Pablo Pécora

 

volver

 

Copyright © 2000, 2018 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados