Gerardo Wortelboer

Cuando llegaste a la Argentina, la enseñanza del tenis estaba “en pañales”, no?
Pienso que sí. Aquí en la Argentina, los profesores daban clase con 3 pelotas y todos me llamaban “caperucita roja”, pues yo aparecí con un canasto de mimbre lleno de pelotas. Creo que fuí un pionero al traer una metodología que se usaba en USA (yo recién llegaba de vivir allá). Con respecto a los cursos, uno se presentaba ante un miembro de la Asociación Argentina de Tenis, uno de la Asociación de Profesionales... te hacían unas preguntas, te hacían pelotear un poquito... y te daban el título de profesor. A mí me pareció que eso era poco serio, y cuando fuí convocado para la mesa examinadora me negué ofreciendo instalar un programa a través del cual los aspirantes, asistieran a un curso y alcanzaran el título luego de cumplimentar la parte teórica por un lado, y la práctica, en cancha, por el otro. A partir del año 1971, en que se desarrolló el primero de estos cursos (vos, Hugo, fuiste uno de esos profesores que se recibió allí), se logró una mayor seriedad en la obtención del título.

Gerardo Wortelboer y Hugo Borra

Empezaste muy joven a enseñar?
Bueno, yo ya enseñaba a los 15 años, en mi club, que era Estudiantil Porteño en Ramos Mejía. Era mi pasión y lo hacía con los nenes más chiquitos, simplemente porque me gustaba. Recuerdo ahora, relacionado con eso, que en USA, donde me fui a vivir un poco después, “debí recibirme por obligación” de Licenciado en Relaciones Públicas, pero yo no quería saber nada con eso... lo único que me interesaba era ser profesor de tenis.
Como mi padre no me dejaba desarrollar esa profesión, después de recibido volví a la Argentina y al terminar el servicio militar, me casé y me fui a vivir a USA, donde comencé a enseñar tenis, ya en forma rentada, en Alabama.

Hay un solo tenis o varios?. Que tenis te gusta más?. Y te agrego aquí otra pregunta, Connors fue un adelantado al pegarle a la pelota arriba?
No, para nada; hablan que el “topspin” lo inventaron Borg y Vilas... Robson ya jugaba con top. Yo recuerdo haber visto jugar a Ronald Boyd, que para mí, con respecto al tenis clásico, era la perfección; en ese momento era lo máximo; y él no dejaba caer la pelota. Y si lo ves a Cochet o a Fred Perry, tampoco la dejaban caer.

Con respecto a la primera pregunta, te digo que el tenis que a mi me gusta es el de la preparación del punto; el tenis táctico, estratégico. No descarto un juego agresivo, con saque poderoso y buena devolución. Sampras y Becker son para mi los exponentes de un juego completo, desde el saque hasta el armado del punto, todo.

Yo me eduqué en una formación “rankeada” de esta manera: técnica, táctica, prepación física y mentalidad. Si hoy tomaras un chico con condiciones respetarías “ese ranking” respecto a las áreas, o alterarías las posiciones?
Tomaría la parte técnica y mental en primer lugar y de la misma forma. Yo me inclinaría más por una educación oriental, la nuestra, típicamente occidental, nos da el éxito como resultado material. En la oriental, el éxito es sinónimo de aprendizaje, conocimiento, diversión, goce, etc. Cuando vos estás tratando de que el chico goce y no se queme, y ves que a los 16 ó 17 años no ha tenido resultados “occidentales” (como yo los llamo), y deja el tenis porque siente que no sirve para nada, esto demuestra una educación terrorífica dentro del sistema de enseñanza.

Cuando le pregunto a un chico cómo va su entrenamiento y contesta que está perdiendo, le combato esa apreciación porque en la etapa de aprendizaje, todos los días se mejora, se crece y se gana en experiencia... cuando uno está aprendiendo, siempre está ganando, independientemente del resultado, nunca pierde.

Si los profesores manejaran la parte mental en vez de por el único lado de los “resultados = éxito”, por el lado que el resultado sea conocimiento, aprendizaje y disfrutar de lo que se está haciendo, entonces se evitaría el sufrimiento de los chicos en las etapas de competencia y aprendizaje.

El otro día en un curso hablé del “tiempo muerto”, que no es otra cosa que el espacio entre punto y punto, los cambios de lado, etc. Solo el 30% del partido estás con el juego, la pelota en sí. El resto es tiempo muerto; y el tema es en ese tiempo a donde se va la mente. Uno debe lograr permanentemente, mantener una visión positiva, positiva, positiva todo el tiempo.
De esta misma parte mental saldrá la táctica que es otra de las áreas importantísimas. La parte física la pongo en tercer lugar.

Cuando gané mi primer torneo, que encima era el primero que me anotaba en mi vida, recuerdo las preguntas que me hacían respecto a la técnica de cómo yo jugaba. Hoy 44 años después, puedo decir que la verdad no está ahí, sino en la educación oriental, donde aprendí que la que manda es la pelota. Borg lo dice en su libro. Yo llegué a tener un revés excepcional aprendiéndolo durante 3 meses consecutivos con la imagen del revés de Gisbert en mi cabeza.
La concentración a través del brillo y la sombra de la pelota y/o de mi respiración fueron y son los ejes de mi parte mental dentro del juego. Si uno maneja la parte mental, maneja las otras tres áreas.

Y cómo pensás que se va a jugar al tenis dentro de 20 años?. Gerardo se ríe como magnificando la pregunta, y responde:
La verdad que no sé. Harry Hopman ya en el año 50 (un gran visionario) dijo: “para ser jugador de tenis a nivel mundial, primero uno tiene que ser atleta y después tenista”. Y tuvo razón, los australianos cuando vinieron acá a la Argentina nos impresionaban por sus entrenamientos y los saltos de canguro que hacían. Y estamos hablando de 30 años atrás. 

Me parece que el juego va a ser cada vez más veloz, pero el físico tiene sus limitaciones... el tema pasa por el control de los anabólicos y las sustancias no permitidas. Realmente no me puse a pensar en lo que va a pasar.

Sabías que Gaudio está sin coach, por ejemplo?, y no por personalizarlo en él... pero por qué creés que los jugadores hoy piensan en gente joven y no en mayores con experiencia?
Por lo que ya estuvimos hablando de la idiosincrasia argentina. Grandes jugadores como Edberg, Borg, Tauziat, Shriver, etc. han tenido coach muy mayores y muy idóneos... 

Particularmente yo pienso que esa idiosincrasia argentina se cobra un caro precio al perderte.
Te agradezco, pienso que yo podría haber dado mucho más, aportado mucho más, pero no se me exprimió como debiera haber sido. Cuando me fui por ejemplo de la Copa Davis, fue por los jugadores. Ellos lo pidieron porque no son profesionales. 

Conozco a Vilas desde muy chico, vos lo sabés. Yo trabajaba con él en 1970, y en la cancha de al lado vos le dabas clase a Jaite... Guillermo es el ejemplo de lo que el profesional de tenis debe ser. Clerc fue lo que fue en base a su maravilloso tenis, no por profesionalidad; y creo que de ahí en adelante podría mencionar únicamente a Gumy.

volver

 

Copyright © 2000, 2018 - A pleno Tenis - Todos los derechos reservados